Arte, cruda, profunda son algunos de los adjetivos que pueden describir la cinta “Joker” protagonizada por Joaquin Phoenix y dirigida por Todd Phillips. Más que un personaje, el filme construye un símbolo individual que representa el efecto de una sociedad quebrantada, sucia y mala, siendo Phoenix el detonante definitivo.

¿De qué trata? Seré breve para no arruinar su experiencia. La misma nos presenta a Arthur Fleck, un hombre que, a pesar de los obstáculos sociales y personales, sueña con ser un comediante. Con un historial psiquiátrico, una madre a quien cuidar y una ciudad que no ve “su existencia”, Arthur comienza a encontrar su propósito de vida de una manera algo distinta, llegando a convertirse en el “príncipe payaso del crimen” que muy bien conocemos.

Más que una otra entrega de la casa “DC”, el filme nos centra Arthur como el centro de un mar de circunstancias; cada una de ellas como piezas que arman poco a poco a Joker. De hecho, alejarse de un cómic, o historia ya contada en particular, fue factor para la efectividad de esta película, causando exploraciones profundas, tanto en Joker como en la ciudad que habita; la siempre problemática Gotham City, una de caos y maldad, siempre lo ha sido. En “Joker” la misma es mostrada al doble; de manera cruda y sin tapujos; fotográficamente hermosa, espiritualmente asquerosa.

fotonoticia_20190610113236_640

Phoenix es fenomenal, punto. Cada plano, detalle, emoción de Joaquin, en conjunto con su transformación física que va ligada a su alma y mente quebrantada y deteriorada, hacen de su “performance” uno único, intimidante y fascinante. Por otro lado, Todd Phillips logra capturar cada elemento de Phoenix en el tiempo y espacio indicado, recogiendo desde esos pequeños detalles hasta las emociones más extravagantes que Phoenix ejecuta (algunas de ellas creadas por el propio Joaquin, como el baile). ¿Oscar? Claro.

Joker es emocional. El filme, a lo largo de los minutos, crea en ti sentimientos de incomodidad y suspenso, incluso, puedes ser reír en momentos donde debes sentir horror, o miedo, y viceversa, y aplaudir lo que por nuestro pensar esta mal. ¿De cuidado? Lo es, pero también el filme prepara lo que le llamo “escapes” (y me los disfruté mucho) de la línea principal, las cuales sirven para aquellas personas que se sientan en confusión con la misma aterrizar en tierra nuevamente, como si de antemano supieran que estos efectos iban a ocurrir.

maxresdefault

La proyección y el estudio de este enigmático personaje, siendo una sin hombres con capa, puede crear, quizás, cierta confusión, incomodidad y desequilibrio, claro, creado con todo el propósito del mundo. Joker será un filme que estará en conversaciones durante varios año, ¿glorifica el mal? ¿justifica la violencia? llegue usted a sus propias conclusiones, es mas, el debate es uno de los fines de esta película. Vivimos en un tiempo donde cada acto debe ser filtrado y el respeto se ha convertido en censura. Sí, Joker es una película de cautela y cuidado, no hay duda de eso, pero recuerde; el cine es un reflejo, una historia, un movimiento, una expresión, y Joker es de ese tipo de cine que se ha perdido.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s